Muniversitas4

Elkarrizketa: Inaxio Oliveri


Inaxio Oliveri: “M.U. es hoy una realidad universitaria más sólida y valorada”

oliveri

Orain 64 urte jaio zen Errenterian, baina gaur egun Hondarribian bizi da. Lleva muchos años ligado a temas de educación, desde la Federación de Ikastolas, hasta Mondragón Unibertsitatea, pasando por la consejería de educación del Gobierno Vasco. Después de cinco años al frente de M.U., se jubilará en febrero.

¿Cómo han sido los cinco años de rector de Mondragon Unibertsitatea?

El hecho de haber continuado en la gestión del mundo de la formación me ha posibilitado compaginar el conocimiento acumulado en mis responsabilidades anteriores y conocer y profundizar en un mundo tan interesante y trascendental para el futuro de las personas y de la sociedad como es la gestión directa de la universidad.

¿Cuál ha sido su mayor aportación al frente de M.U.?

M.U hoy es una realidad universitaria más desarrollada, sólida, conocida y valorada en la sociedad, en el mundo universitario y en las instituciones que en 2001. En esto creo que he aportado mi granito de arena.

Satisfecho por la puesta en marcha del Proyecto de Reestructuración y de planes y acciones conjuntos, como el Plan de Consolidación Universitaria, y por haber impulsado una cierta práctica de trabajo en común. Insatisfecho porque desde mi perspectiva me hubiera gustado avanzar más en este sentido y no se ha podido.

¿Se le hizo duro amoldarse a una universidad que, además, es cooperativa?

He hecho muy diferentes cosas a lo largo de mi vida profesional y vivido muy diferentes ambientes, desde una planta siderúrgica al Congreso de los Diputados, por situar los más diversos. Por tanto, estoy acostumbrado a situarme ante nuevas realidades organizativas, sociales y culturales. El hecho de ser una universidad y, como dices, cooperativa, no comporta en sí mismo mayores dificultades para adecuarse a esa realidad; son otros factores, ambiente, personas...los determinantes.

¿Es muy diferente gestionar una consejería o una universidad?

Sí. M.U. tiene una estructura compleja con cuatro cooperativas, cada una con sus consejos rectores, que complica la gestión, a pesar de los acuerdos competenciales suscritos, mientras que un departamento del Gobierno es una única entidad con un único centro de decisión.Usted llegó a una universidad que todavía era muy joven.

¿Cómo va a ser la mochila que reciba Iosu Zabala su sucesor?

Pesada, como lo es en cualquier caso la responsabilidad de una institución. Mondragon Unibertsitatea a pesar de su juventud, se ha consolidado en el sistema universitario vasco. Tiene una serie de características que le dan carácter —modelo formativo, relación con la empresa, empleabilidad— y eso es fundamental en una institución que opera cara al público.

Sin embargo, el panorama universitario es complicado por la reducción del número de potenciales universitarios y por las transformaciones a que la propia actividad obliga y va a exigir el máximo aprovechamiento de las capacidades personales, organizativas y estructurales.

Creo que el Consejo Rector ha elegido bien. Por su preparación académica, su trayectoria profesional y ahora que lo he conocido, por su talante e incluso, valga el símil por aquello de la mochila, por su fortaleza personal, estoy convencido de que no sólo la llevará bien sino que culminará con éxito el proyecto de M.U.

¿Cómo afronta el retiro? ¿Qué proyectos tiene para el futuro?

Hombre, retirar no me voy a retirar, voy a jubilarme de la acti- vidad profesional, pero pienso seguir siendo un ciudadano activo y comprometido con la sociedad vasca. Desde mi perspectiva, una vida en plenitud requiere de un entorno próximo, familiar, que proporcione afecto y cariño, y de actividad intelectual y social.

Supuesto lo primero, al que dedicaré una atención especial, los 42 años de actividad profesional, la mayoría de ellos relacionados con la educación y la actividad pública, me han procurado una visión suficientemente amplia como para afrontar esta nueva etapa con una serie de inquietudes sociales e intelectuales que en las épocas de intensa actividad que he vivido no he podido desarrollar y que ahora, una vez seleccionadas, espero afrontar.

En cualquier caso, y por quitar un poco de seriedad a la entrevista, el deporte ha constituido una parte importante de mi vida, y ya que voy a disponer de un tiempo hasta ahora escaso, quiero acabar dignamente la clásica cicloturista Quebrantahuesos en junio del próximo año. A ver si lo consigo.

Volver al indice